Metales preciosos como el Oro y la Plata son usualmente referidos como el valor más seguro durante cambios políticos, económicos y de mercado. Por ello, una gran cantidad de inversionistas expertos mantienen al menos parte de su portafolio en metales preciosos.